La fotografía conceptual y el arte del mensaje, uno de mis hobbies favoritos

La fotografía conceptual y el arte del mensaje, uno de mis hobbies favoritos

La fotografía conceptual es una de las formas de fotografía más interesante que existe, toma sus bases en el arte conceptual, donde se define que la idea que se busca transmitir tiene mucho más relevancia que los elementos presentes, o incluso que toda la representación tangible que se pueda apreciar. El mensaje es lo principal, y la manera de transmitirlo solo dependerá de la creatividad y capacidad de la persona.

Otra de las tendencias que se pueden encontrar en las fotos que son tomadas en este estilo, es la intención narrativa de los elementos presentes. No necesariamente el encuadre o las texturas obedecen a principios como la armonía visual, sino que se busca crear una emoción, impactar la mente de aquel que las observe, hacerlo pensar, y que se profundice en la historia retratada a través de poringa.

El proceso para llevar a cabo la fotografía conceptual está conformado por pasos o etapas que es recomendable siempre tomar en cuenta, siendo la primera la concepción de la idea que se quiere transmitir. Esto no quiere decir que se debe evitar o excluir a nuevos elementos que se puedan encontrar en el camino.

La creatividad es lo primero, y ser dinámico en el uso de la técnica es muy importante, se debe ser capaz de jugar con lo establecido, romper las reglas convencionales para encontrar algo nuevo que resulte atractivo, y logre transmitir ese mensaje que hemos introducido, pero haciendo que el proceso de percepción sea agradable y sencillo para el grupo objetivo al que nos estamos dirigiendo.

En el uso de programas que abarcan la etapa de post producción, se encuentran herramientas muy valiosas para lograr buenas fotos de este tipo. Ofrecen una gran variedad de recursos que permiten a la persona acceder a nuevas posibilidades para conseguir el objetivo conceptual que se ha marcado. A través de ellos uno consigue manipular las imágenes y añadir impacto visual, quizá dramatismo, o aumentar exponencialmente la intención que poseen.